Una tarde de cuento

Alguien dijo que el humor es igual a la suma de tragedia y tiempo. Esta tarde hubo humor en intramuros de la cárcel gracias a Diego Magdaleno, cuentista, contador, cuentacuentos y como el mismo nos confesaba profesional de la narración oral. Era casi imposible no sonreír con sus historias y esta vez la fatalidad que produce la falta de libertad en días tan navideños con la tradicion familiar, que atravesamos en este frio diciembre, nos  convirtió la tristeza en alegría y el pesar en optimismo.

Nos invitó a pasear por Encinar de la Sierra un pueblecito imaginario de Sierra Morena, por su mercado, su feria de ganado  y también a disfrutar del primer Belén viviente de la historia. Y durante poco menos de una hora nos fue desplegando anécdotas y quehaceres de algunos de sus peculiares y picaros habitantes, en forma de historias y chascarrillos.

Diego, como buen cuentacuentos que se precie, debe ser por simple oficio una persona especial, que más bien que vivir del cuento convierte en realidad el propio cuento porque lo hace vida sintiéndose parte integrante de él. Una relación de amor en la que ambos se necesitan para sobrevivir a través de la historia verbal, tal como en pasados siglos eran aquellos romances difundidos por aquel hilo comunicador del pueblo que eran los juglares y trovadores. Sin duda también el público tiene su parte de protagonismo, como en esta tarde de viernes nos correspondió a nosotros.  En definitiva a todos los presentes nos deleitó al son de sus fingidos personajes que nos exhibió a través de esa ventana imaginaria, que casi siempre comienza con ese: “Erase una vez…”, toda una invitación para entrar en un mundo de fantasías. Que en esta ocasión sin duda se nos convirtió en algo único, irrepetible, que nos hizo viajar dentro de un extraordinario espacio íntimo, común y de libertad.

Gracias amigo cuentista, te esperamos para una próxima ocasión en que nuevamente nos lleve a ese pueblo imaginario o a cualquier otro lugar igualmente mágico que en nuestro mundo de hoy tan ramplón es conveniente que sigan existiendo.

Francisco Carmona (voluntario solidarios)  – 22/12/2017

Anuncios

Emilio Yanes Bustamante – docente e investigador.

Dicen que el arquitecto es una mezcla de científico, artista, ingeniero, sociólogo y político, pues en el caso que nos ocupa este cruce de conocimientos se cumple.

Es Emilio Yanes Bustamante, arquitecto e investigador, profesor de la universidad de Sevilla, quien vino en la tarde de un lluvioso pasado viernes quince para hablarnos de La Casa de los Siete Patios emblema de la arquitectura civil de Quito. Sin más dilación y como en el tango de Gardel, a media luz, crepúsculo interior en el aula que nos acogía, el profesor Yanes nos introdujo con su pausada y apagada voz en ese relato que supuso su periplo en dicha ciudad a principios de la década de los años noventa, consecuencia de su participación en la dirección de rehabilitación patrocinada para tal edificio por la Junta de Andalucía dentro de un programa de cooperación con el Municipio de dicha capital ecuatoriana.

No resultó  fácil, nos contaba,  por la altitud de la localidad e idiosincrasia de sus gentes, esa integración ambiental necesaria cuando hay que coger maletas para residir por una determinada temporada de trabajo en un país tan lejano como exótico.

Acompañado de gráfica documentación nos fue desgranando, laser en mano, explicaciones algo técnicas pero a la vez sencillas y siempre atrayentes por aquello de adentrarnos en un mundo éste de la arquitectura en donde la aritmética y la creatividad predomina sobre todo lo demás. Fue su trabajo un compromiso  por recuperar viviendas sociales para familias modestas en donde era prioritario alojar la treintena de familias que ya albergaban sus ruinosas paredes.

En aquellos años se convirtió en la primera actuación pública de rehabilitación que se ejecutaba en Ecuador para vivienda social. El inmueble resulta hoy un conglomerado de estancias aglutinadas en torno a seis patios abiertos que responden a la forma de ocupación y comunicación típica de los corrales de vecinos, y un séptimo patio de carácter residual. Esta característica es la que conforma actualmente a pesar de las distintas etapas en que fue construido cada patio, un conjunto perfectamente articulado y homogéneo a pesar de la diversidad existente entre ellos.  El trabajo del señor Yanes en esta ocasión reivindicó la arquitectura en el ámbito de la vivienda social respetando sobretodo el primitivo patrimonio edificado, a la vez que respetaba los valores elementales del propio edificio, considerando el patio como elemento comunicante entre las estancias. De esta manera quedó integrada su idea de dar una respuesta equilibrada al mantenimiento de la peculiaridad de cada patio y a la uniformidad del conjunto.  No olvidó como era de natural, por lo sísmico del terreno, reconvertir en armado hormigón los antiguos muros de carga de viejo adobe y ladrillos.

En definitiva desarrolló por las explicaciones que nos detalló un nuevo tipo de vivienda en donde resolvía la complejidad de introducir mayor fraccionamiento de habitaciones y servicios con relación a la estructura original de amplias dependencias independientes.

Emilio Yanes nos dejó con su generosidad de conocimientos ese halo de viejo profesor para disfrute de todos los que les escuchábamos en esta tarde de cultura entre rígidos barrotes. La casa quedó finalmente reestructurada en el año de 1993.

 

Francisco Carmona

(Solidarios para el desarrollo) 15/12/17

 

José Torres – guitarra flamenca

 

 

La tarde del viernes 1, estuvo acompañada por la guitarra de José Torres, originario de Elche, pero ciudadano de Sevilla desde hace ya varios años. Tuvimos la suerte de que compartiera con nosotros algunas de sus composiciones, así como las anécdotas o historias que las introducían, pero también tocando algún que otro fandango, alguna que otra alegría, para los espontáneos que se atrevieron con el cante…

Mientras estaba allí sentada, observaba la cara de los asistentes, observaba que había quien seguía allí y quien ya había salido volando hacía un rato, quien sabe adónde…sería a un viaje por la memoria?… a una coreografía por inventar al ritmo de esos acordes? ..o al recuerdo de un amor pasado…o quizás presente, aunque no físicamente? …

Uno de los internos preguntó a José con qué imagen trabajaba para crear cada una de sus melodías. José respondió que él, más que de imágenes, se valía de historias.

Ahora pienso en cómo sonaría la melodía que podría haber inspirado la imagen que entre todos conformamos esa tarde y en que ojalá a José le haya resultado inspiradora, de una u otra manera. Gracias por estar, por compartir y por tocar.

Cristina Neva Márquez

Voluntaria de Solidarios para el desarrollo

 

Honorio Aguilar – Arquitecto sevillano

Porque creemos que la cultura puede cambiar muchas cosas, como instrumento de desarrollo personal y colectivo, el pasado viernes 25 de noviembre participamos en las actividades culturales que programa durante todo el año la ONG Solidarios para el Desarrollo, en el centro penitenciario Sevilla I. Una experiencia muy enriquecedora al comprobar como mayores y jóvenes de esta organización ayudan a las personas privadas de libertad, acercándose hasta su entorno para a través de conferencias y actividades aportar una importante acción social hacia este colectivo. En nuestro caso nuestra  pequeña aportación ha sido una conferencia sobre la propuesta de Declaración de Patrimonio de la Humanidad del mudéjar sevillano, resultando de interés según las cuestiones planteadas por los asistentes al acto.

Honorio Aguilar
http://www.honorioaguilar.es/2017/11/honorio-aguilar-participa-en-el.html

 

 

Pilar Távora.- Una andaluza comprometida

Hablar del apellido Távora es hablar de dramaturgia y escenografía, de arte andaluz y flamenco. Saga cuyos pilares artísticos quedan fundados por Salvador Távora, sobresaliente andaluz popularmente reconocido por su obra teatral dentro  del mundo del flamenco.

En una cita semanal más con los presos de Sevilla Uno y aprovechando que en estos días se celebra en nuestra ciudad el festival de cine europeo, sin dudarlo traemos como invitada a la directora de cine sevillana Pilar Távora, una mujer nacida en el seno de una familia consagrada al teatro y el flamenco, que ya en su juventud compaginaba estudios de psicología con lo que ella advertía sería su notorio compromiso e implicación con la difusión del arte y la cultura andaluza. Además en su faceta como cineasta es productora y guionista tanto en cine como en teatro y televisión.

Muchos son los motivos a lo largo de su carrera que le han tenido ocupada dentro de ese trabajo social y profesional con nuestra cultura andaluza. Pues es Andalucía una permanente en toda su obra, difundiendo nuestra identidad y mostrando el flamenco en sus múltiples manifestaciones.

Conociendo la realidad social y cultural de Andalucía apoya causas de carácter reivindicativo denunciando cuestiones tales como la violencia de género o la multiculturalidad, desmontando tópicos sobre la desigualdad  en la mujer, la marginación de la etnia gitana o el derecho a elegir la propia opción sexual, analizando y acercando a la sociedad toda su temática desde una perspectiva crítica.

En definitiva una persona cuya obra ha traspasado nuestras fronteras presentando a Andalucía en numerosos festivales nacionales e internacionales en los cuales obtuvo numerosos premios.

Siempre ilustrando con imágenes nos habló de su primer proyecto como largometraje, “Yerma” (1999), drama protagonizado por mujeres de la España profunda  y rodaje con el cual pretendió cerrar el círculo cinematográfico dentro de la celebérrima “Trilogía teatral Lorquiana”, iniciada por Carlos Saura con “Bodas de sangre” (1981) y Mario Camus en “la Casa de Bernarda Alba” (1987). Igualmente nos presentó su tercer largometraje, detrás de “Nana de espinas”(1984), como es “Madre amadísima” (2009), adaptación al cine de la obra teatral del mismo nombre escrita por Santiago Escalante. Historia de Alfredito, un homosexual de 56 años vestidor de vírgenes nacido en pleno franquismo, cuando a los homosexuales se les aplicaba la ley de vagos y maleantes. En ella se relata la vida de este personaje desde su juventud hasta su madurez a través de sus fabulaciones, sufrimientos y desengaños. Con la matización de Pilar señalando que no se trata de una película de homosexuales, sino de un mariquita de pueblo.

Después de su último trabajo terminado y presentado en la fundación Cajasol: “Salvador Távora, la excepción”,  en homenaje a su padre por toda una vida dedicada al teatro independiente, nos refirió un breve adelanto de su actual trabajo, un documental sobre la vida del anarquista sevillano Helios Gómez Rodríguez, pintor y poeta, artista de raza gitana representante de la vanguardia artística de la primera mitad del siglo XX. Un personaje alto desconocido como muchos otros que gracias a Pilar y su cine salen a la luz para enriquecimiento a priori de todos nosotros.

Se cerró la tarde con el agradecimiento de todos los presos, recogido en palabras de William, a un tema el de hoy que despertó en muchos de ellos gran entusiasmo, a tal extremo de proponernos para un futuro más o menos inmediato un taller de cine nuevamente con la invitación de Pilar, que para tal evento ya de antemano se ofreció. En manos de nuestra Marisa queda el reto.

Simultáneamente en los módulos de mixtos nuestros compañeros María y Rai iniciaban un club de lectura con otros presos que demuestran inquietud por la lectura. Suerte para ellos.

Salud y libertad para todos.

Francisco Carmona – voluntariado Solidarios-  17/11/17

Blog del Grupo de salidas de los sábados de SOLIDARIOS

Un sitio para contar y compartir lo que hacemos todos los sábados en nuestro grupo.

A %d blogueros les gusta esto: