Pilar Távora.- Una andaluza comprometida

Hablar del apellido Távora es hablar de dramaturgia y escenografía, de arte andaluz y flamenco. Saga cuyos pilares artísticos quedan fundados por Salvador Távora, sobresaliente andaluz popularmente reconocido por su obra teatral dentro  del mundo del flamenco.

En una cita semanal más con los presos de Sevilla Uno y aprovechando que en estos días se celebra en nuestra ciudad el festival de cine europeo, sin dudarlo traemos como invitada a la directora de cine sevillana Pilar Távora, una mujer nacida en el seno de una familia consagrada al teatro y el flamenco, que ya en su juventud compaginaba estudios de psicología con lo que ella advertía sería su notorio compromiso e implicación con la difusión del arte y la cultura andaluza. Además en su faceta como cineasta es productora y guionista tanto en cine como en teatro y televisión.

Muchos son los motivos a lo largo de su carrera que le han tenido ocupada dentro de ese trabajo social y profesional con nuestra cultura andaluza. Pues es Andalucía una permanente en toda su obra, difundiendo nuestra identidad y mostrando el flamenco en sus múltiples manifestaciones.

Conociendo la realidad social y cultural de Andalucía apoya causas de carácter reivindicativo denunciando cuestiones tales como la violencia de género o la multiculturalidad, desmontando tópicos sobre la desigualdad  en la mujer, la marginación de la etnia gitana o el derecho a elegir la propia opción sexual, analizando y acercando a la sociedad toda su temática desde una perspectiva crítica.

En definitiva una persona cuya obra ha traspasado nuestras fronteras presentando a Andalucía en numerosos festivales nacionales e internacionales en los cuales obtuvo numerosos premios.

Siempre ilustrando con imágenes nos habló de su primer proyecto como largometraje, “Yerma” (1999), drama protagonizado por mujeres de la España profunda  y rodaje con el cual pretendió cerrar el círculo cinematográfico dentro de la celebérrima “Trilogía teatral Lorquiana”, iniciada por Carlos Saura con “Bodas de sangre” (1981) y Mario Camus en “la Casa de Bernarda Alba” (1987). Igualmente nos presentó su tercer largometraje, detrás de “Nana de espinas”(1984), como es “Madre amadísima” (2009), adaptación al cine de la obra teatral del mismo nombre escrita por Santiago Escalante. Historia de Alfredito, un homosexual de 56 años vestidor de vírgenes nacido en pleno franquismo, cuando a los homosexuales se les aplicaba la ley de vagos y maleantes. En ella se relata la vida de este personaje desde su juventud hasta su madurez a través de sus fabulaciones, sufrimientos y desengaños. Con la matización de Pilar señalando que no se trata de una película de homosexuales, sino de un mariquita de pueblo.

Después de su último trabajo terminado y presentado en la fundación Cajasol: “Salvador Távora, la excepción”,  en homenaje a su padre por toda una vida dedicada al teatro independiente, nos refirió un breve adelanto de su actual trabajo, un documental sobre la vida del anarquista sevillano Helios Gómez Rodríguez, pintor y poeta, artista de raza gitana representante de la vanguardia artística de la primera mitad del siglo XX. Un personaje alto desconocido como muchos otros que gracias a Pilar y su cine salen a la luz para enriquecimiento a priori de todos nosotros.

Se cerró la tarde con el agradecimiento de todos los presos, recogido en palabras de William, a un tema el de hoy que despertó en muchos de ellos gran entusiasmo, a tal extremo de proponernos para un futuro más o menos inmediato un taller de cine nuevamente con la invitación de Pilar, que para tal evento ya de antemano se ofreció. En manos de nuestra Marisa queda el reto.

Simultáneamente en los módulos de mixtos nuestros compañeros María y Rai iniciaban un club de lectura con otros presos que demuestran inquietud por la lectura. Suerte para ellos.

Salud y libertad para todos.

Francisco Carmona – voluntariado Solidarios-  17/11/17

Anuncios

Piragüismo olímpico

Miguel Oscar Menassa decía en uno de sus poemas: “Remad hasta quedar sin fuerzas y ahí comprenderéis el motivo de mi pasión”.

Pues sí, en esta tarde de viernes y dentro del ciclo dedicado al deporte tratamos precisamente de entrar en ese mundo fascinante del remo, para saber de cerca que pasión les mueve a aquellos hombres y mujeres que dejan muchas horas de sus días en esa devoción por remar. Fijeza que ya en la historia del hombre aparece en sus orígenes como modo y medio de vida para surcar ríos y mares en su afán por descubrir nuevos territorios.

Para ello gustamos de la gentileza de invitados como Francisco López Barea (piragüista) y Esperanza Márquez (remera), dos curtidos maestros, deportistas de elite y conocedores de una disciplina deportiva en donde el medio es el agua y los recursos la propia fuerza y constancia. Nadie mejor que ellos para hablarnos de las peculiaridades del remo y sus modalidades dentro del deporte competitivo, adversidades para llegar a cotas de gloria y sus experiencias en el olimpismo como colofón  a una carrera llena de obstáculos  y sacrificios materiales y también por supuesto familiares o emocionales.

Nuestro ya amigo Francisco se encuentra en el ranking olímpico del deporte sevillano con sus tres participaciones, en Los Ángeles 84, Seúl 88 y España 92, consiguiendo diploma olímpico en las modalidades C-1 500 y C-1 1.000 con óptimos resultados.

La entrañable Esperanza igualmente participó  en los juegos de Atlanta 96 en doble Scull ligero, alcanzando  similar resultado para su ya digna trayectoria deportiva, y quedando a las puertas del posterior evento en Sidney 2000.

Ambos decían conocer bien esos aproximados siete kilómetros de aguas tranquilas que ofrece nuestro río Guadalquivir, en donde se puede entrenar tanto en la velocidad como largas distancias, nada menos con la ciudad de Sevilla al fondo, en donde imaginamos ese continuo discurrir de gentes haciendo compañía por sus inmediaciones a los perseverantes remeros, quizá amenizándoles horas de entrenamientos junto al Centro Especializado de Alto Rendimiento (CEAR) de la Cartuja en donde son adiestrados técnicamente para mejor aprovechamiento de sus cualidades.

Nos detallaron básicamente los tipos de botes y sus modalidades en remo olímpico: “Couple”, skiff y Scull de dos y cuatro. “Punta”, dos y cuatro con y sin timonel y ocho con timonel.

También de manera generalizada supimos que en el piragüismo o canotaje hay singularidades dependiendo del tipo de embarcación, número de palistas o superficie acuática. En la correspondiente a aguas tranquilas, en donde nuestros invitados son versados especialistas, las distancias reconocidas como olimpicas en línea recta sin obstáculos son 200, 500 y 1000 metros.

Los reclusos dentro de su expectante participación se encontraron cómodos y a la vez mostraron curiosidad por una práctica deportiva de minorías y tan desconocida para muchos de nosotros, asistentes todos que a esa hora de la tarde compartíamos el módulo núm. tres de respeto en preventivos.

Gracias a la compañía de presos y voluntarios como a Francisco y Esperanza por su deportiva amabilidad.

Francisco Carmona –voluntario de solidarios      (27/10/17)

 

LOS JUEGOS OLÍMPICOS COMO MODELO DE DESARROLLO

El viernes día 20 de octubre de 2017, con motivo de los encuentros que el grupo de voluntarios “Solidarios-Prisiones”, realizamos en el aula de la cultura de la Prisión de Sevilla, cuyo objeto es tener una pequeña convivencia y acercamiento con los amigos privados de libertad, tuvimos la dicha de que nos visitara Pepe Díaz, como así le gusta que le llamen, una persona con una gran experiencia en el mundo del deporte, a la sazón, fue entrenador nacional de voleibol, habiendo concurrido a varias campeonatos, y desde el punto de vista académico, destacar que es Dr. en Filosofía y Ciencias de la Educación, además, de haber impartido docencia en la Universidad Pablo de Olavide de esta capital, entre otros condecoraciones, posee el “Premio Alcalde de Sevilla”, (2013) por haber dedicado toda su vida a esta empresa. Actualmente se encuentra jubilado, pero como dice, siempre acude cuando se le requiere para colaborar, máxime en este caso, con personas que la vida los ha tratado mal.

(Fuente: https://www.upo.es/diario/institucional/2013/05/pepe-diaz-premio-alcalde-de-sevilla-por-toda-una-vida-dedicada-al-deporte/(copia,22.110.2017).

 

Pepe, en su alocución, realizó una síntesis histórica de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, desde sus orígenes en la Grecia antigua, hasta nuestros días; entrando a detallar cuestiones que para las personas que no estamos muy avezadas en esta materia pasaría inadvertidas, por ello se agradecían estas puntualizaciones, todos nos quedábamos boquiabiertos escuchándolo, además, se expresaba de una manera tan pedagógica que hacía muy fácil que se le entendiera.

 

Llamó poderosamente la atención, la exposición,  de que gracias a estos Juegos a nivel global, coadyuven al desarrollo de las ciudades donde se llevan a cabo, con la implementación de infraestructuras púbicas, cuestión que de otra forma, nunca se hubieran emprendido, por lo que se puso de manifiesto que los Juegos Olímpicos son un modelo de desarrollo y convivencia.

 

Pasamos una tarde agradable e instructiva, los amigos internos no cesaron de preguntar a Pepe sobre las cuestiones que estaba departiendo, éstas se hacían más abundantes cuando se nombraba a figuras conocidas de las distintas disciplinas deportivas.

 

Una vez finalizada la charla, a la que se le brindó una calurosa ovación por parte de todos, pudimos entablar conversación con las personas que se encuentran privadas de libertad, los cuales manifestaban lo mucho que les había gustado el encuentro.

Sevilla, 22 de octubre de 2017

Antonio Jesús

(Voluntario del Grupo Solidarios Prisiones).

Tarde de chirigota con “No te vayas todavia”

“No te vayas todavía” es lo que le hubiera dicho yo (e imagino muchos más de los allí presente) al grupo de invitados que vino ayer a visitarnos al Aula de Cultura de Sevilla 1.

Chirigota, pero no de “Cai”, sino de San José de la Rinconada, tercer premio en la final del famoso concurso carnavalero del Teatro Falla del último año, Febrero 2017, y los primeros en llegar a la final con una mujer al bombo, harto homenajeada por cierto, tanto por sus compañeros como por el autor de la letra que le dedicaron en forma de pasodoble, en riguroso directo y sin que ella lo supiera.

Nos comentaron, entre otras cosas y otras guasas, lo sorprendidos que estaban aún por el éxito obtenido, cómo habían tenido que habituarse a que los reconozcan por la calle y a que los persigan, hasta para ir al servicio!! (como nos comentó uno de los integrantes). También hablamos de la relación con otras agrupaciones, de lo peliagudo del tema en cuestión (La chirigota pone en escena un velatorio, con ataúd y muerto incluídos) y de  cuanto había viajado “Manué” en estos últimos meses y de cómo le habían endosado un modelito apropiado para cada ocasión, acorde con la festividad o la comunidad autónoma que visitaban.

Pero también se habló de temas más grandes como la igualdad de género y por tanto, de oportunidades y del poder curativo, revolucionario y  lleno de vida de los carnavales que cada día hacen sus fronteras más grandes y sus restricciones más pequeñas.

Y fue allí, en el patio también, donde nos deleitaron con sus voces y su gracia, nos conquistaron con su humildad y simpatía. Fue también en ese ratito cuando nos olvidamos de todo y todos reímos a una. Nunca he estado en el Falla, a pesar de ser gaditana y de gustarme mucho el carnaval, pero creo que una tarde como ésta tiene poco que envidiarle…

Ese rato me hizo recordar que en carnavales está permitido reírse de todo, somos capaces de empatizar y transformarnos en cualquiera, de tomarnos bien las críticas y de reírnos hasta de nosotros mismos…, en carnavales una copa te la tomas con cualquiera, no tienes miedo a decir tu opinión y la magia está en la calle; en carnavales te sientes tú más que nunca a pesar de ir disfrazado, vuelve la alegría a tu cara y te ríes hasta de la muerte; los carnavales son la voz y fiesta del pueblo y una oportunidad de emocionarnos de la manera más bella, acompañado por gente que no conocemos,  con una canción que escribió alguien que parece que nos conociera…

… por qué no más carnavales en los debates políticos y en las fronteras valladas, en la boca del que enseña y en el corazón del que aprende, en los discursos que en lugar de unir desunen, allí donde quiera que haya alguien que sufre..

Gracias, de verdad, a todos los componentes de la chirigota (tanto a los que estuvieron presentes como a los que se quedaron con ganas de venir), a los internos que asistieron y que animaron la fiesta con su presencia y buen humor y al grupo de voluntarios al que ese mismo día se sumaban otros dos…bienvenidos!

 

Cristina, voluntaria del Aula de Cultura de Sevilla 1

6/10/2017

Rock andaluz (2ª parte)

Al principio dije que sí, porque no sé decir que no. Admito que cuando Solidarios me propuso ir a la cárcel a dar una charla sobre el trabajo que estaba haciendo, una investigación sobre la historia del rock andaluz encaminada a escribir un libro, acepté sin saber qué iba a contar yo de una investigación inconclusa a gente a la que, probablemente, no le importara mucho el asunto, o que, incluso, podía saber del tema, por edad y experiencia, más que yo mismo. Dije que sí, también, pensando en que, tal vez, la ocasión no llegara a presentarse nunca. Que siempre habría algo más interesante que ofrecer y que yo permanecería por tiempo indefinido en el banquillo, esperando una oportunidad que, con un poco de suerte, no se produciría.

Me equivoqué. Pocos días después de mostrar mi disposición a participar en el Aula de Cultura de la prisión, Solidarios me propuso una fecha. ¡Maldición!, pensé. ¿Qué les cuento yo a esta gente? ¿Acaso les interesará el tema? ¿Y cómo me preparo yo una charla, con la de cosas que tengo que hacer y el poco tiempo que tengo?

Eran excusas, supongo. El miedo a lo desconocido, aunque miedo no es la palabra. Nunca sentí miedo por entrar en la cárcel. Ni antes, ni durante, ni, por supuesto, después. Todo lo contrario. Pero sí mucho respeto. Como periodista, siempre he respetado mucho a los lectores. Al público. Y a ellos, por supuesto, quería ofrecerles algo digno, preparármelo bien y no ir a fanfarronear de un libro que no está escrito, como si por el hecho de estar encerrados entre cuatro paredes no fueran a tener un sentido crítico de la vida y de las cosas. No es respeto al lugar, ni a lo que significa. Sino a las personas que están allí. Necesité muy poco tiempo con ellos para darme cuenta de que el respeto viaja en todas las direcciones y en seguida sentí el que ellos me profesaban y el agradecimiento que dispensaban a alguien que no conocían, por algo que, seguramente, fuera de allí no les importaría demasiado.

Iba a hablarles de música y de libertad. Sí, a la cárcel fui a hablarles de libertad. Todo un atrevimiento, probablemente. Y les hablé de la necesidad que tuvieron unos cuantos jóvenes hace cuarenta años de abrir las ventanas. Y creo que los hice viajar a otro tiempo y a otros lugares: al Nueva York de Miles Davis y Sabicas, y a una calle de Sevilla en Semana Santa, y al Lago del Serrano que inspiró a Triana con canciones que no pudieron oír completas. Y allí estaban ellos. En silencio, atentos, algunos recordando con los ojos cerrados lo que ellos mismos vivieron en algún momento de sus vidas, mientras a otros se le erizaba el vello oyendo esa música. Y agradeciéndome, de uno en uno, al final, que hubiera ido allí, a la cárcel, de donde no pueden salir, a pasar un rato con ellos.

De verdad, que el que está agradecido soy yo. Nunca había sentido tanto respeto de un auditorio hacia mí y hacia mi trabajo como el que sentí esa tarde. Se acercaban a darme la mano y desearme suerte, como si yo la necesitara más que ellos. Yo trataba de ser cortés y amable y les devolvía el agradecimiento a ellos por haber venido a escucharme. Hasta que uno de los más jóvenes me lo explicó: “No, gracias a ti. Y gracias a Solidarios. Estos ratos que pasamos en el Aula de Cultura nos quitan de estar pensando en otras cosas”.

NOTA: Me comprometí de palabra a volver cuando estuviera el libro escrito a llevar un par de ejemplares a la biblioteca de la prisión, y aquí y ahora, por escrito, reitero mi compromiso.

Ignacio Díaz Pérez – periodista

 

Blog del Grupo de salidas de los sábados de SOLIDARIOS

Un sitio para contar y compartir lo que hacemos todos los sábados en nuestro grupo.

A %d blogueros les gusta esto: