La energía es vida

energia

 

Difícil tarea hablar de la energía y sobretodo adelantarse a esa curiosidad de unos internos, oyentes, impacientes por despejar dudas que el propio asunto por su complejidad lo presentía.

Francisco Calvo Miralles, ingeniero, en tres tardes, con ese gracejo de viejo profesor y doblemente experto por sus conocimientos en la materia y en el arte de enseñar se propuso de manera sencilla explicarnos que todo lo que vemos a nuestro alrededor se mueve o funciona debido a algún tipo o fuente de energía, haciendo hincapié con su ágil palabra que la energía hace que las cosas sucedan.

Nos aclaró que la energía es un concepto abstracto, una herramienta matemática para asignar el estado de un sistema físico. Si es de día, el sol nos entrega energía en forma de luz y calor. Si es de noche usamos energía eléctrica que almacenamos. De igual manera nuestros cuerpos almacenan energía mediante los alimentos para luego usarlos en nuestra actividad diaria, para vivir.

Formuló con paciencia y numeroso tipo de detalles del principio de conservación de la materia, que la energía ni se crea ni se destruye, se transforma. Y de cómo el hombre gracias al crecimiento de la ciencia y la tecnología ha desarrollado y depurado los procesos de conservación de las energías disponibles.

Finalmente ante la impaciencia bien llevada de algunos de los presentes, y con graciosa jerga cinematográfica, nos desveló de quien verdaderamente “mata al muchacho de la película”, es el consumo desproporcionado, nosotros. Así que inducidos por la progresiva escasez de recursos energético como el petróleo, gas natural, carbón, etc., en las próximas décadas, cambiaremos drásticamente esta fuente convencional de energía no teniendo más remedio que incrementar la cosecha de energías renovables, que son abundantes e infinitas, como la radiación solar, las mareas o los vientos atmosféricos y tendremos que ser capaces de desarrollar elementos que vuelvan abundante el recurso energético al nivel de la demanda que la sociedad vaya requiriendo.

Despedida con aplausos en una tarde que empezó a caer haciéndose la luz, la eléctrica.

Francisco – voluntario de solidarios – aula de cultura.

Sevilla, 28 de Octubre de 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s