Una tarde con un Alcalde.

Este viernes ha sido un poco más político de lo habitual, nos visitaba Alejandro Rojas Marcos, que para quienes no somos de Sevilla o demasiado jóvenes fue uno de los dos alcaldes Andalucistas que tuvo Sevilla y sí, amado adolescente o foráneo, Sevilla ha tenido dos alcaldes andalucistas, de hecho eran hasta un partido (o dos, pero no es el tema de este post).

Alejandro, un hombre de aspecto sencillo, sin más historias que la suya propia y sin ese halo de solemnidad que en los tiempos que corren, rodea a los políticos como si de unos ángeles se tratasen. Cordial en el trato y generoso en la conversación, hizo esfuerzos para aprenderse nuestros nombres (cosa que se agradece) e incluso lo que después mantendría una tertulia (cosa que se agradece aun más).

El tema iba de política (como no podría ser de otra manera). Sillas dispuestas en círculo, para que los iguales se sientan iguales, no existan ni reyes ni plebeyos, y de paso, nos miremos a los ojos cuando hablemos. Comenzamos.

Despistó a todo el mundo cuando se levantó (después de una leve introducción para calentar el ambiente) y preguntó: ¿Qué es para ustedes la política?, la gente se animaba y opinaba, él mediaba, daba la palabra a unos y a otros y como de un perro viejo se tratase; extraía conclusiones e ideas de las que después poder montar una reflexión gracias a los aportes de todos los presentes, una manera magistral de hacer que la gente se sintiese cómoda, colaborativa y activa. Lo dicho, perro viejo.

Fue preguntándonos de todo acerca de la política, cómo eran los políticos, qué buscan. Entre todos llegamos a unas conclusiones, podían ser varias, pero eran lógicas. Todo el que quiso habló y colaboró…, y sumó.

No puedo dejar escapar la ocasión de manifestar el exquisito respeto y educación con la que los asistentes se referían entre ellos y el ponente, se agradecen en los tiempos que corren expresiones como “como dice mi compañero….” o “lo que dice fulano tiene sentido, aunque mi opinión……”, esas benditas expresiones donde se reconoce la opinión de otra persona como parte de tu discurso, donde reflejas el respeto que merece quien te ha hablado. No se ve mucho ni en los bares ni en la televisión.

Seguimos con el alcalde, la tertulia se estaba poniendo interesante, aporte de unos y de otros, como en toda reunión algunos llevan la voz cantante pero poco a poco se fueron sumando más opiniones. Llegó el final, cuando D. Alejandro anunció que se terminaba la ponencia uno de los asistentes le preguntó sobre el tema que estábamos tratando en ese momento, ¿Y usted qué opina?. D. Alejandro volvió a poner la chaqueta en la silla (toque poético) y entonces comenzó a hablar “el Alcalde”. Durante unos minutos nos dio su opinión sobre las gobernanzas europeas y globales, opinión fundamentada e instruida. Precisamente de eso versaba su ponencia que a priori nos iba a dar bajo el título Un mundo sin gobierno. Y tras ello y un aplauso concluyó la reunión.

Agradecer a D. Alejandro la compañía. Hasta el viernes que viene.

Victor – Voluntario Aula Cultura “Solidarios”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s