OMEGA

Este último viernes 10 de febrero nuestros invitados y compañeros de encuentro al Centro Penitenciario Sevilla uno, fueron los creadores de la película “Omega”: Gervasio Iglesias, José Sánchez Montes, Mercedes Canteros, Abel Fernández y Antonio Arias. Película cuya excelencia ya quedó reflejada al ser una de las cuatro nominadas a la mejor película documental en la entrega de los premios Goya 2017 en su XXXI edición.

“Omega” en sus casi noventa minutos de proyección nos hizo disfrutar de una manera entrañable del proceso de gestación de un álbum de análogo nombre, en donde con absoluta fidelidad transmitía ese común denominador de la auto exigencia y la conciencia de la propia profesionalidad de unos artistas en su tarea creativa. Además de esa dignidad demostrada igualmente al servicio del cante y de una música rock en su excelente adaptación al reto que se le proponía. Una obra sublime que nació de la personal versión que Enrique Morente, con toda su esencia de la jondura flamenca,  hizo de “Poeta en Nueva York” de Federico García Lorca con partituras de Leonard Cohen. Un proyecto inusual para la ortodoxia del flamenco, anárquico y sorprendente que fue instrumentalizado con esa tensión eléctrica del rock que en aquellos años 90 hacía el grupo andaluz Lagartija Nick. Tampoco faltó el apoyo de la familia Morente que siempre estuvieron al lado del artista, incluso en los peores momentos, para que la gira junto al grupo con el disco Omega fuera un éxito en el lejano ya 1997.

Igual que en aquellos años entusiasmó  el trabajo a todos los aficionados a la buena música en España, éste documental es una continuación de aquella obra magistral, inmortalizando en imágenes una gesta que sirvió de empuje a otras fusiones del flamenco con nuevas corrientes artísticas.

A continuación se abrió una amigable tertulia entre protagonistas y asistentes en donde no faltaron anécdotas, y sobretodo vivencias del propio Antonio Arias, abanderado del grupo Lagartija Nick, testigo directo de un trabajo que al final quedó reconocido merecidamente, en el pasado por el púbico en general, y en la actualidad por tal documento gráfico gracias al trabajo bien dirigido por Gervasio Iglesias y José Antonio Sánchez Montes.

Aunque el Goya a la mejor película documental esta vez se lo llevó “Frágil equilibrio” en el Marriott Auditorium hotel, en Madrid. Seguro, y así lo reconocieron,  que no fue menos gratificante para los propios protagonistas de la noche el recibir un reconocido Goya en una vetusta sala de actos de una cárcel cualquiera, en este caso la del Centro penitenciario Sevilla uno.

No sabría decir exactamente qué es lo que enferma, lo que encierra, o lo que parece que entierran estos barrotes y muros, pero si sé que en tardes como esta los reclusos que tuvieron la suerte de asistir, sintieron el aire de libertad de igual manera que si estuvieran del otro lado de las rejas.

Satisfaciendo dictámenes impuestos para rematar esta crónica, únicamente me queda decir, que perímetros carcelarios como éste, hacen ver que ser fuerte es ser dócil, ser fuerte aquí es claudicar,  es disolverse, derretirse como la nieve caída en mal lugar.

Francisco Carmona – voluntario Aula cultura

“Solidarios para el desarrollo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s