Emilio Yanes Bustamante – docente e investigador.

Dicen que el arquitecto es una mezcla de científico, artista, ingeniero, sociólogo y político, pues en el caso que nos ocupa este cruce de conocimientos se cumple.

Es Emilio Yanes Bustamante, arquitecto e investigador, profesor de la universidad de Sevilla, quien vino en la tarde de un lluvioso pasado viernes quince para hablarnos de La Casa de los Siete Patios emblema de la arquitectura civil de Quito. Sin más dilación y como en el tango de Gardel, a media luz, crepúsculo interior en el aula que nos acogía, el profesor Yanes nos introdujo con su pausada y apagada voz en ese relato que supuso su periplo en dicha ciudad a principios de la década de los años noventa, consecuencia de su participación en la dirección de rehabilitación patrocinada para tal edificio por la Junta de Andalucía dentro de un programa de cooperación con el Municipio de dicha capital ecuatoriana.

No resultó  fácil, nos contaba,  por la altitud de la localidad e idiosincrasia de sus gentes, esa integración ambiental necesaria cuando hay que coger maletas para residir por una determinada temporada de trabajo en un país tan lejano como exótico.

Acompañado de gráfica documentación nos fue desgranando, laser en mano, explicaciones algo técnicas pero a la vez sencillas y siempre atrayentes por aquello de adentrarnos en un mundo éste de la arquitectura en donde la aritmética y la creatividad predomina sobre todo lo demás. Fue su trabajo un compromiso  por recuperar viviendas sociales para familias modestas en donde era prioritario alojar la treintena de familias que ya albergaban sus ruinosas paredes.

En aquellos años se convirtió en la primera actuación pública de rehabilitación que se ejecutaba en Ecuador para vivienda social. El inmueble resulta hoy un conglomerado de estancias aglutinadas en torno a seis patios abiertos que responden a la forma de ocupación y comunicación típica de los corrales de vecinos, y un séptimo patio de carácter residual. Esta característica es la que conforma actualmente a pesar de las distintas etapas en que fue construido cada patio, un conjunto perfectamente articulado y homogéneo a pesar de la diversidad existente entre ellos.  El trabajo del señor Yanes en esta ocasión reivindicó la arquitectura en el ámbito de la vivienda social respetando sobretodo el primitivo patrimonio edificado, a la vez que respetaba los valores elementales del propio edificio, considerando el patio como elemento comunicante entre las estancias. De esta manera quedó integrada su idea de dar una respuesta equilibrada al mantenimiento de la peculiaridad de cada patio y a la uniformidad del conjunto.  No olvidó como era de natural, por lo sísmico del terreno, reconvertir en armado hormigón los antiguos muros de carga de viejo adobe y ladrillos.

En definitiva desarrolló por las explicaciones que nos detalló un nuevo tipo de vivienda en donde resolvía la complejidad de introducir mayor fraccionamiento de habitaciones y servicios con relación a la estructura original de amplias dependencias independientes.

Emilio Yanes nos dejó con su generosidad de conocimientos ese halo de viejo profesor para disfrute de todos los que les escuchábamos en esta tarde de cultura entre rígidos barrotes. La casa quedó finalmente reestructurada en el año de 1993.

 

Francisco Carmona

(Solidarios para el desarrollo) 15/12/17

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s