Todas las entradas por Aula de cultura - Solidarios para el desarrollo.

Organizamos encuentros culturales cada viernes en compañía de personas que aportan sus conocimientos y experiencias.

ROCK ANDALUZ | Ignacio Díaz Pérez

CRÓNICA I

Si hay un componente significativo en la identidad cultural andaluza, sin duda es el flamenco, originado en nuestra Andalucía del siglo XVIII gracias al mestizaje de musulmanes, gitanos y judíos… Y si el origen del flamenco está preñado de fusión, es realmente a partir de la década de  los setenta cuando surgen proyectos musicales que unen el flamenco con el rock y otras corrientes.

De esto nos ha venido a hablar en nuestra última tarde de viernes, a nuestro habitual módulo tres, el periodista Ignacio Díaz Pérez, licenciado en periodismo y artífice de un proyecto de libro en donde investiga los orígenes, transcendencia e historia del llamado movimiento de rock  andaluz.

Nuestros amigos los presos fueron tomando asiento en este espacio de cultura, que es su aula de actividades, con un calor impresionante que mitigaban un par de ventiladores con menos fuerza que presencia, pero que a quien cogía de cerca le aliviaba la tarde.

Una vez salvado los duendes informáticos nuestro invitado Ignacio Díaz comenzó por hacernos una breve introducción de lo que fue aquella España de los años setenta, en donde se respiraban aires de cambio a nivel político y social. En donde ya la propia sociedad comenzaba a estar influida notablemente por los diversos estilos de música que con anuencia de la censura venían de EEUU, principalmente a través de sus bases militares en la provincia de Cádiz y Sevilla, y cómo no también de nuestra lejana Europa. La mezcla de este fenómeno social con el flamenco fue lo que desembocó en la fusión de  otros géneros, la música anglosajona llamada rock y blues, con nuestras raíces flamencas.

-70Familias_3.jpg de Archivo ABC--0MPD3143.jpg-

Ignacio Díaz nos hizo una breve referencia que cabía destacar, la colaboración entre los guitarristas Agustín Castellón “Sabicas” y Joe Beck  quienes grabaron  el disco Rock Encounter (1970) donde se fusionan temas y sonidos acústicos y eléctricos, siendo un disco imprescindible para entender el camino hacia la fusión entre el flamenco y el rock, el jazz o el pop.

Scannen0001g
El Maestro Sabicas con Andrés Batista en Nueva York

Algo que nos descubrió también nuestro invitado y que pocos sabíamos es que posiblemente el embrión de toda este fenómeno de inspiración que trató, mescolanza flamenca y rock, debió ser el álbum del mítico Miles DavisSketches of Spain” (1960), reconocido como unos de los mejores de todos los tiempos por la revista Rolling Stone (2003), donde se incluyen versionados clásicos de españoles como el maestro Joaquín Rodrigo y Manuel Falla. Gocen si pueden en la cara B, los temas “Saeta” y “Soleá” del propio Miles Davis con arreglos del pianista Gil Evans.

Las explicaciones  fueron muy bien acompañadas de imágenes muy vintage adornadas además con algunas audiciones que nos trasladaron a la nostalgia de grupos que injustamente quedaron ahí en el amarillento álbum de la buena música.

smash-19-05-10-a
Los Smash

En ellas destacar con independencia de la gran aportación dejada por la banda Gong a los que quizá fueron inventores históricos  del nuevo flamenco fusión con el famoso tema “Garrotin”, si efectivamente, el reconocido grupo sevillano Los Smash, siendo uno de sus miembros  el prolifero músico y compositor Manuel Molina.

Comenzaba una de las épocas más abiertas musicalmente de nuestro país y más importante de la renovada música andaluza, y es cuando se acuñó el término “Rock andaluz”. También con éste grupo no hay que olvidar la colaboración del cantaor “Agujetas” que fue fundamental.

Sin embargo, los que verdaderamente lanzaron a nivel nacional la marca rock andaluz fueron sin lugar a dudas Jesús de la Rosa, Tele y Eduardo Rodríguez cuando formaron el grupo Triana. Su primer disco “El Patio” (1975) producido por Gonzalo García Pelayo, igual que los dos siguientes,  tuvo un gran éxito a pesar de su imperceptible promoción. Ya después “Hijos del agobio” (1977) con tendencias más progresivas fue realmente el que se convirtió en un clásico con sus insinuaciones políticas en temas como “Rumor” y  “Ya está bien”.  No le anduvieron a la zaga otros grupos relevantes como Alameda y Medina Azahara que quienes con su música coparon también los conciertos de la época. No olvidamos tampoco otros como Veneno, Cai, Granada, Imán, Guadalquivir, Mezquita, etc.

Por otro lado ya en la década de los ochenta la unión artística de Camarón, cantaor mítico por su personalidad,  y Paco de Lucía propiciaron un gran impulso de creatividad al flamenco, reconfigurando toda la música del conservadurismo flamenco de aquellos años, para abrirse a las nuevas influencias culturales como era el jazz y rock.

A la sombra de estos nació una nueva generación de músicos como  “Pata negra”, “Ketama” o “Ray Heredia” pero ya estos músicos centraron  sus trabajos en la música urbana que con la venida de la Movida madrileña acabó disipando en gran parte el protagonismo que durante años atrás tuvo sin duda el rock autóctono andaluz.

Punto y aparte Enrique Morente que basculó su propio purismo para crear ese mestizaje en los años noventa junto con el grupo de rock alternativo Lagartija Nick en el arrasador disco “Omega”.

Cierto, salimos contentos y tarareando hijos del agobio, quizá también por el calor que sufrimos en esa hora de encuentro aunque nos compensara la buena compañía de nuestros amigos los reclusos.

Gracias a Ignacio y a la buena compañía de mis compañeros voluntarios: María, Pilar, Cristina y Joaquín.

Francisco Carmona, voluntario del Aula de Cultura en el Centro Penitenciario Sevilla I.

Anuncios

Antonio Dechent 15/09/2017

Comienza un año ilusionante en el que solidarios volverá a entrar en la cárcel de Sevilla 1 para acercar la cultura a todos sus participantes.

Un año en el que se sucederán los invitados de todo tipo de temas, psicología, deporte, música.. Invitados como Antonio Dechent que ha inaugurado este curso hablándonos de cine.

Y lo ha hecho mostrándonos algunas de sus muchas proyecciones relacionadas con la cárcel. Nos ha enseñado sus dos caras, la cara policíaca y la cara delincuente, ambas llevadas con su voz y su forma de actuar tan característica.

Tras la primera parte se estableció un turno de preguntas en el que se reflejaron las ganas que tenía el grupo de volver a empezar. Antonio nos contó la forma que tiene el de ver su profesión, como intenta huir de toda la parafernalia que le acompaña al cine y como antepone sus valores para ser actor. Un currante que se sigue ilusionando con sus trabajo y que sin duda ha gustado a los participantes del aula.

Y eso me llevo a pensar en todas los invitados que han pasado por el aula. Y me doy cuenta de lo bonito que es ver como cada persona, experta en su materia, se abre al grupo para exponer sus conocimientos. Como cada persona que viene amplia nuestra visión y nos muestra los valores que trasmite su profesión.

Es por ello que si tuviese que destacar algo de este aula, sería la atmósfera que se crea, invitados, voluntarios y presos, que durante dos horas a la semana dejan de lado todos sus problemas y se centran en el momento. Momentos de reflexión y aprendizaje en los que todos ganamos y en la que salimos reforzados.

Invito a todo el que quiera a que se informe y a que forme parte de este proyecto tan enriquecedor en el que aún queda mucho por recorrer.

Kiko Rodriguez Tamayo, voluntario de Solidarios.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mi experiencia en la cárcel.

Es cuando se pierde todo, cuando las circunstancias se vuelven en contra, cuando tocas fondo, cuando te encuentras contigo mismo, es cuando empiezas a valorar. Y es eso lo que más he aprendido, a valorar.
Valorar el tiempo, valorar un paseo por Valencina, valorar mi entorno, valorar mis circunstancias, valorar la cultura, la improvisacion, la psicología, el campo, la música. Y me niego a pensar que tengamos que perder todo para tener que empezar a valorar, para tener que apreciar todo lo que tenemos y para decir lo que sentimos. Valoremos el mayor tesoro que tenemos, aquel que nos permite expresarnos y ser quien somos, la libertad. #aKtitud

Kiko Rodriguez Tamayo, voluntario de Solidarios.

19400303_1705169256190264_7931660552848618550_o

 

Teatro de Improvisación (Viernes 9 de Junio)

Esta semana la cosa fue más “improvisada”… Vinieron a vernos y a compartir con nosotros un grupo de actores de teatro de improvisación, que ponen la guinda de su taller anual representando algo para nosotros, en Sevilla 1, desde hace ya varios años.

Desde nuestra llegada al aparcamiento hasta la entrada en el salón de actos, se notaba la buena energía y las ganas de pasarlo bien que el grupo desprendía, y eso es algo que siempre se agradece, más aún en un sitio como éste.

Hacía calor, no sé si fue por eso que no asistieron muchos. Una pena, por otro lado, pues se lo habrían pasado muy bien. Al principio, costó un poco que el grupo se hiciera a su público y su público al grupo, pero después de un par de dinámicas ya fluíamos todos con la misma corriente, empezamos a sentirnos en la misma onda. Ésta, en mi humilde opinión, es una de las grandezas del teatro de improvisación; todo puede ocurrir, pero siempre tiende a unir, a colaborar, a empatizar, a sacar lo más auténtico de cada uno que, por otro lado, es lo que nos hace más iguales, aquello en lo que más nos parecemos. Pues, al final, todos sabemos lo que significa enfadarse, enamorarse, sorprenderse, sentir celos, envidia, tristeza, alegría, miedo, asco… El teatro de improvisación, nos brinda la oportunidad de sacarlo a escena, en un contexto seguro, donde nos sentimos a salvo y decidimos arriesgar, ponernos a prueba, pero siempre por voluntad propia, nunca de manera impuesta, cada uno elige hasta dónde quiere llegar hoy y de qué manera quiere hacerlo. No hablo de planificar, pues eso se me antoja imposible y contradictorio con respecto al ejercicio de la improvisación. Sino de dejarse llevar, de tomar decisiones sobre la marcha, de sorprenderse hasta a un@ mism@, de apostar por tu espontaneidad o por la de algún/a compañer@, en definitiva, se trata de entrar en el juego por el propio placer de hacerlo. Para mí se trata de hacernos más conscientes, de creer en el cambio, de aprender a aceptarse y a aceptar y, en consecuencia, ser más capaz de tolerar a los demás. En conclusión, es una experiencia brutal que nos ayuda a recordar cómo se juega a la vida, de manera libre y creativa, nos devuelve una imagen de quien somos en realidad y nos invita a acogerla con cariño, para desde ahí, sanar.

Lástima, que en las cárceles, los centros psiquiátricos, los hospitales, los colegios y otras tantas instituciones importantes en el desarrollo físico, emocional, intelectual y social del ser humano, no sea la improvisación una herramienta imprescindible, una medicina natural, una asignatura troncal y una esperanza para el cambio.

Nuestro más sincero GRACIAS a todos por cada carcajada, por la bonita energía, por la valentía de compartir un trocito de vosotros, por el buen sabor de boca. Ojalá que volváis pronto!!

Cristina Neva

(Voluntaria del Aula de Cultura de Sevilla 1)

CINE DOCUMENTAL CONTADO POR MUJERES (Viernes 16 de Junio)

La pasada tarde del viernes 16 de Junio, la compartieron con nosotros dos directoras/productoras: Mercedes Moncada y Mercedes Cantero. Nos hablaron de películas documentales en las que han trabajado, como “La pasión de María Elena”, “La sirena y el buzo”, “Palabras mágicas (para romper un encantamiento)” o su último trabajo “Mi querida España”.

Realizaron un recorrido breve pero alucinante a través de su particular visión sobre el cine documental que, lejos de ofrecer una información basada en datos estadísticos, “debidamente” contrastada, científicamente “fiable”, nos brinda la oportunidad de sumergirnos en el universo de las percepciones, invitándonos a dudar o a creer, según el caso y el propio criterio del espectador, a dejarnos convencer a través de nuestra propia captación de la cosa en sí, mezclada con un sentimiento intuitivo y una emoción impredecible, para desencadenar una opinión después, que podría ser considerada más o menos válida, pero cuya particularidad será que es la nuestra propia, nuestra visión personal del asunto en cuestión, la manera en que hemos elegido vivirla, sentirla y contarla…, o bien la manera en la que la situación desde la que la hemos experimentado nos ha “obligado” a tener.

Aquí no hay verdadero ni falso, bueno ni malo, fantasía o realidad. Todo depende del ángulo desde el que se observe, del país, la ciudad o el hogar en el que se viva, del rol que le atribuyan o se atribuya cada uno, de en qué circunstancias nos encontremos cuando la vida decida darnos un revolcón.

Entiendo que esto no le exime a uno o a una de asumir la responsabilidad, las consecuencias de sus actos, ni las reacciones que los mismos provoquen en los demás… Y, en cierto modo, tiene sentido…a mi modo de ver, mi percepción es libre hasta que me encuentro con la del otro, entonces inevitable y afortunadamente, me veo obligada a reconsiderar, reflexionar, pedir perdón y, algunas veces incluso, hasta a cambiar de opinión.

Muchas gracias Mercedes y Mercedes, por acompañarnos en una tarde tan calurosa, en la que cualquiera se hubiera quedado tan a gusto durmiendo la siesta en su sofá. Gracias por una visión que no pretende convencer, sino sumar puntos de vista, para ampliar la propia visión en un ejercicio de tolerancia hacia todo aquello que no llegamos a comprender.

Cristina Neva (Voluntaria “Aula de Cultura. Sevilla1”)