Archivo de la categoría: ESTA SEMANA EN EL AULA

CERRANDO LA TEMPORADA DE CINE EN SEVILLA 1

IMG_20160624_191107

Para terminar con este mes del cine en la cárcel de Sevilla 1, tenemos el placer de contar con la presencia de Alberto Rodríguez, andaluz y director de cine muy reconocido a nivel nacional por películas como La Isla Mínima, Grupo 7 o 7 Vírgenes.

Esta vez, la entrada a la cárcel ha sido distinta a como es otras veces, parece ser que esto de que vaya un director de cine y tan famoso y reconocido como es Alberto, hace que todo el personal de la cárcel sea más amable de lo normal y nos facilite muchísimo el acceso a ésta. Tanto es así que incluso nos acompañó hasta el módulo el Jefe de Servicio de la cárcel.

Así, una vez dentro, y como siempre hacemos, algunos de los voluntarios fuimos organizando la sala mientras otros íbamos reuniendo a los internos, trabajo que también hicieron por nosotros algunos funcionarios, quienes se encargaron de ir a los diferentes módulos a por los internos que acuden al aula de cultura cada viernes, tarea que normalmente hacemos algunos de nosotros con Cristian, uno de los internos.

Una vez reunidos todos en la biblioteca, comenzó la sesión de cine, esta vez, Alberto se centró exclusivamente en la película de La Isla Mínima. La sesión empezaba con bastantes asistentes ya que durante todo el mes hemos estado tratando estos temas y hablando de las películas, entonces, muchos de los internos tenían la curiosidad de saber qué es lo que iba a contar Alberto, desde su punto de vista, es decir, como director, ya que ya han tenido la oportunidad de conocer otros puntos de vista y trabajo, como son los del productor y el guionista de estas películas.

Alberto contó cómo surgió la idea de realizar esta película y cuál fue el punto a partir del cual eligieron el escenario de la misma. Así, según nos explicó todo empezó cuando Alberto asistió a una galería de fotos realizada por Héctor Garrido, quien tomó unas fotos de lugares que a Alberto le impactaron muchísimo. En estas fotos aparecía un pueblo que parecía no haber evolucionado en la historia, Isla Mayor, parecía muy antiguo, como de los ochenta. Además de estas fotos también salían las marismas del Guadalquivir, un escenario natural precioso. A partir de todo esto Alberto decidió que ese era el escenario perfecto para la película que él quería mostrar a su público. El mismo nos enseñó estas fotos para que los internos y nosotros pudiéramos verlas y comprobar la maravilla de estas imágenes con nuestros propios ojos.

Los internos estaban muy animados con todo este tema cinematográfico y fueron muy participativos, preguntando cuestiones que les iban despertando la curiosidad y que aún no les habían quedado claras en las dos sesiones cinematográficas anteriores, con Gervasio y Rafael.

Alberto puso algunas escenas de la película y fue contando como se rodaron, explicando las dificultades en algunas de ellas, como por ejemplo, en la escena en la que uno de los policías de la película persigue en su coche a un personaje que él tiene como sospechoso y que es en plena noche.

Trascurrida la hora y media en el aula de cultura, dimos por finalizada la tarde de viernes y con ella la temporada cinematográfica en Sevilla 1.

Todos los internos se despiden de Alberto con un fuerte aplauso deseándole éxito para su carrera como director.

Así, termina otra tarde de viernes, hasta el siguiente en el que nos despediremos de los internos hasta Septiembre.

Rocío, voluntaria en Solidarios para el Desarrollo.

Sevilla 24 de Junio de 2016.

LA TEMPORADA DE CINE LLEGA A LA CÁRCEL: Gervasio Iglesias

IMG_20160610_191550

“Unirse con gente noble que no han tenido la misma suerte que otros y que están en un sitio que no les corresponde, y que seguramente no sirve para nada, aunque lo que hacéis en vuestra Asociación les ayuda bastante” 

Gervasio Iglesias

Empezamos el último mes de este curso en Sevilla 1 y que mejor forma de despedirnos que con una temporada de cine. Junio será en Sevilla 1 el mes del cine. Comenzamos la primera sesión cinematográfica con la colaboración de Gervasio Iglesias, productor de películas tan reconocidas como La Isla Mínima, Grupo 7, ¿Por qué se frotan las patitas? o 7 Vírgenes.

La llegada a la cárcel fue como es siempre, una vez reunidos todos los voluntarios y el invitado de la semana, nos disponemos a entrar. No es la primera vez que Gervasio visita la cárcel, por eso no le impresiona mucho el protocolo que hemos de seguir para acceder a ella.

Una vez dentro, nos dirigimos a la biblioteca del módulo, y una vez allí, algunos de los voluntarios nos vamos a buscar a los internos de otros módulos, para ir reuniéndonos, mientras otros, van organizando el espacio de la biblioteca.

Esta semana hemos contado con la participación de alrededor de 25 internos, parece que a todos les motiva eso del cine, y sobre todo, de películas donde el escenario es Sevilla o sus alrededores.

Mientras íbamos a buscar a los internos de otros módulos, era frecuente la pregunta de “y hoy, ¿qué traéis?”, así, en cuanto les respondíamos que venía el productor de la película La Isla Mínima, todos decían que enseguida iban para la biblioteca.

Una vez en la biblioteca, Gervasio se presentó y comenzó a explicar quién era, a qué se dedicaba y qué nos iba a contar. Inició la tarde contando qué era eso de ser productor y algunas de las cuestiones más básicas de su trabajo, “somos los capitanes del barco, los responsables últimos de la película, valoramos la historia que cuenta la película y hacemos los castings…”. Y, a continuación, nos explicó que a pesar de ser el productor de varias películas, él se centraría en hablarnos de la película Grupo 7. Todos los internos conocían esta película y la habían visto al menos una vez, lo que favoreció el curso de la charla puesto que todos estaban motivados con la historia, e incluso, algunos sabían que la película representaba de alguna manera a un grupo de policías Sevillanos, Grupo 10, que, a finales de los ochenta, combatieron contra el narcotráfico en la ciudad y que tenían como objetivo “limpiar” el centro de Sevilla, que se preparaba para recibir a un acontecimiento tan importante como era la EXPO´92.

Gervasio confirmó estos datos, además, mientras nos contaba todo esto, se iba proyectando al película de fondo. Además, en algunas de las escenas, Gervasio paraba la película y contaba un poco acerca de ella, de cómo se había rodado, los efectos digitales que se habían hecho o la zona de Sevilla en la que se había rodado. Muchos de los internos iban reconociendo estas zonas, y en seguida surgían más preguntas relacionadas con esto “¿cuál es el procedimiento a seguir para rodar en un zona?, ¿es gratis o hay que pagar?”. A medida que iba avanzando la película iban haciendo más y más preguntas de aquello que más les iba llamando la atención, por ejemplo, cómo se hacen los disparos o cómo se consiguen los objetos antiguos que salen en estas películas inspiradas en épocas pasadas, como los coches. Gervasio iba respondiendo a todo, y ellos, y nosotros, seguíamos disfrutando de todas estas cosas que nos iba contando el invitado.

La tarde se pasó volando, y la reacción de los internos fue estupenda. Esta etapa del cine ha comenzado muy fuerte. Gervasio les animó a participar en las siguientes sesiones en las que asistirán el guionista y el director de La Isla Mínima.

La charla finalizó con un fuerte aplauso a nuestro invitado y con una pequeña conversación con ellos, como siempre, al final de la tarde. Christian le hizo la broma que siempre hace a todos los invitados “¿te quedas a cenar?”, después de unas risas recogemos y nos ponemos en marcha para salir de la cárcel.

Otro viernes que pasamos con ellos, otro ratito de “libertad” que ellos disfrutan dentro de la cárcel, hasta el próximo viernes.

Rocio, voluntaria en Solidarios para el Desarrollo,

Sevilla 9 de Junio de 2016

DEBATE SOBRE EL LIDERAZGO

El pasado viernes no fue un día más para el Aula de Cultura en Sevilla I, ya que era nuestro primer día en el área de preventivo, por lo que todos estábamos impacientes por conocer a nuestros nuevos compañeros de aula. Como invitado contábamos con José Carlos Jiménez Navarro, jurista, que venía a hablarnos sobre el liderazgo, algo muy importante en todos los ámbitos de la vida cotidiana. Tras unos momentos de organización, dio comienzo nuestra presentación como organización, y una vez introducida la actividad, dimos paso a la charla de nuestro invitado.

José Carlos introdujo el tema mediante una definición de qué es un líder, sus características y habilidades que debe tener para llevar a cabo un buen liderazgo. La charla transcurría como un paralelismo al funcionamiento de su módulo, para comprender de forma más práctica lo que pretendía transmitir nuestro invitado.

Aunque al principio, por ser el primer día, los internos se mostraban algo tímidos, en seguida se originó un ambiente participativo y dinámico, donde se llevó a cabo un interesante debate sobre la diferencia entre un líder nato y uno adscrito por un cargo de responsabilidad. “Muchas veces un cargo de responsabilidad no significa ser una inspiración para los demás, e incluso lleva a usar el poder para beneficio propio” aportaba uno de los internos. Llegamos entre todos a la conclusión de que estos dos conceptos son muy diferentes, y que la dificultad llega cuando un líder nato tiene que acarrear con muchas responsabilidades.

Una vez terminado el debate, todos agradecimos a José Carlos por asistir como invitado a esta nueva etapa del Aula. Para finalizar el día, invitamos a los internos a participar del aula, estando muchos de ellos interesados en apuntarse, satisfechos por esta presentación. Este ha sido un viernes intenso, aunque corto en el tiempo, una nueva experiencia tanto para los voluntarios como para los internos, de lo más interesante.

TRAS TRES SESIONES DEL PROYECTO “BIODANZA EN LA CARCEL”

IMG-20160301-WA0000

El proyecto “Biodanza en la cárcel” que estamos llevando a cabo un grupo de facilitadoras y voluntarias de la Escuela de Biodanza SRT de Sevilla de la mano de la ONG: “Solidarios para el desarrollo”, está resultando una experiencia muy enriquecedora, saludable y reparadora.

La actuación consiste en una serie de sesiones de biodanza con reclusos del Módulo de Respeto de la Cárcel Provincial de Sevilla, a las que éstos acuden voluntariamente. Llevamos, hasta el momento, tres sesiones que han resultado bien diferentes en temática y participación, pero podemos afirmar que nos han causado una incuestionable satisfacción a ambas partes y así lo han manifestado los internos en lo que llamamos “relato de vivencia”, donde han puesto en palabras su positiva sorpresa por la actividad y su agradecimiento por el efecto que ha causado en ellos.

En Biodanza realizamos danzas, que llamamos “ejercicios”, con una propuesta musical y una consigna de movimiento y actitud a la hora de realizarlos. Además del movimiento y la música, el otro elemento imprescindible en Biodanza es el “encuentro humano”: con uno mismo, con el otro, con el grupo y con la totalidad (Universo). Con la diferente combinación de estos tres elementos van sucediéndose, a lo largo de la sesión, ejercicios individuales, en pares, pequeños grupos y grupo completo. La variedad de la propuesta de la sesión, su sentido y configuración junto con su, siempre presente, enfoque armonizador y lúdico, hacen que la vivencia suponga un rato agradable, vitalizante y constructivo.

Somos conscientes del gran beneficio y maravillosa experiencia que para los presos puede suponer este contacto con la Biodanza y su práctica pero, aunque suene a tópico, no creo equivocarme si digo que todas las que hemos participado hasta el momento llevando este proyecto a la cárcel sentimos que nos ha devuelto aún más de lo que hemos puesto. En definitiva, todos hemos ganado y sería deseable que este proyecto creciera y se multiplicara. Muchas gracias.

Sevilla, 18 de abril del 2016

María José Hernández, voluntaria del proyecto “Biodanza en la cárcel”.

UNA VISIÓN DE LA ACTUALIDAD POLÍTICA DESDE UN RÉGIMEN CERRADO

12443344_237742886573069_1791673233_o

“Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo pequeñas cosas, puede cambiar el mundo.” (Proverbio africano)

Esta semana tuvimos el placer de compartir un ratito en nuestra aula de cultura con Jesús Sabariego, un historiador que nos trajo debates interesantísimos sobre los nuevos movimientos sociales que han ido surgiendo en los últimos años, y sobre la política en general.

La primera pregunta que respondieron los internos fue acerca de cómo se informaban de lo que ocurría fuera de los muros que en muchas ocasiones les separa de la realidad actual y que tanto les afecta al mismo tiempo. Los “periódicos atrasados”, la televisión manipulada por las grandes empresas (aparato que no todos tienen la oportunidad de poseer, pues deben costeárselas ellos mismos si quieren tenerla en su celda), son los responsables de mantenerlos al día, aunque en muchas ocasiones prefieren desconectar con otros programas menos de actualidad, así como con películas de diferentes temáticas. Los medios de comunicación, según los que se encontraban escuchando a nuestro invitado, constituyen una gran mentira, pues como bien dicen quedan ignorados, así como otros colectivos marginados de nuestra sociedad, ya que “¿quién se entera por ejemplo que dentro de la cárcel se muere una persona al mes por sobredosis o por suicidio? Los medios necesitan titulares y los políticos un foco de atención, por lo que terminan retroalimentándose.

El segundo punto que se puso sobre la mesa fue cuál era la opinión generalizada sobre la política española, a lo que todos respondieron en el mismo sentido con descontento, con frases como: “¿por qué tanta corrupción?; ¿por qué tienen que robar?; la política sí nos afecta a todos”. Este aspecto puede parecer paradójico, pues que se quejen de la situación que les envuelve a los políticos mientras se encuentran en prisión por la comisión de algún delito es significante, ya que lo que querían dar a entender era que si ellos están ahí es por una razón más o menos justificada (en la mayoría de los casos por necesidad) y que a pesar de tenerlo todo, de tener más dinero que cualquiera de ellos, siempre querían más, sin valorar la posibilidad que tienen de vivir bien y de dar ejemplo con sus acciones.

Dentro del ámbito penitenciario, las protestas por conseguir mejores condiciones o diferente trato parece casi un imposible, pues como bien explicaron los internos allí presentes, podría llegar a considerarse como un “motín”, por lo que quedan supeditados a las directrices de los funcionarios que a su vez se encuentran en manos de los altos poderes, ligados a la política que nos gobierna al resto de ciudadanos. Por esta razón, como bien explicó nuestro invitado, el voto no es suficiente, pues el Estado no regala derechos, y la revolución humana será el siguiente paso, a pesar de algunas opiniones un tanto realistas (o conformistas según con que óptica se mire) que expusieron algunos de los internos tales como: “románticamente es muy bonito luchar, pero en la práctica es muy complicado”.

En este sentido, un bloque que se trató a fondo fue el punto de inflexión que supuso el 15-M en España, donde se dejó una muestra del agotamiento del Sistema actual. Muchos de los argumentos que se estuvieron dando durante las intervenciones de los internos reflejaban reivindicaciones, que sin saberlo éstos, se dieron en el citado movimiento surgido en 2011. Como consecuencia de los movimientos globales que se dieron en este momento histórico (no solo en España), se elaboraron leyes que promulgaban la coartación de libertades como la famosa “Ley Mordaza”, así como reformas que sólo benefician a los más poderosos. Una frase que nos gustó mucho por parte de un interno fue “es un problema de base, de educación, los políticos son muy listos, se lo permitimos nosotros que somos educados de la misma forma egoísta”. Y es cierto, pues nuestra educación no se basa en crear ciudadanos, sino consumistas y trabajadores que generen beneficios.

“La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo.” (Nelson Mandela)

Probablemente nos dejamos muchas cosas en el tintero, pues lo cierto es que la visita de nuestro invitado contó con numerosos internos muy puestos en política, o al menos interesados por conocer y aprender más, lo que nos llevó a hablar durante aproximadamente dos horas. Resumidamente, la charla concluyó con que todos nosotros somos conscientes de lo que ocurre, y por tanto somos capaces de organizarnos aunque sea a pequeña escala, pues como bien se dijo: “si tú no haces política aunque sea en tu comunidad, ellos la harán por ti”, a lo que añadieron que para que esto sucediera “tenemos que ganar en humildad”. Al mismo tiempo, fuera de lo que pueda parecer, se sentían muy preocupados por lo olvidado que se hallaba el medioambiente en todas las políticas llevadas a cabo, cuando es algo que nos incumbe a todos, otra de las pequeñas cosas en las que podemos poner nuestra granito de arena.

Finalmente, pensativos y entre reflexión y reflexión nos despedimos del invitado que nos acompañó esa tarde, así como de los casi veinte internos allí presentes, sabiendo lo maravilloso que es enriquecerse con las visiones de personas, que a pesar de encontrarse alejados de la vida social, también quieren cambiar el mundo en su pequeño margen de actuación diaria.

“Cambiar el mundo sin tomar el poder, como su propio nombre indica, implica una necesidad de cambio del mundo. Este cambio debemos hacerlo partiendo de la base de que la lucha por cambiar el mundo no debe ser una lucha centrada en el estado y en la toma de poder del estado. Es fundamental que desarrollemos nuestras propias estructuras, nuestras propias formas de hacer las cosas.”  (John Holloway)

Raquel Reguera (Voluntaria de Solidarios para el Desarrollo, Sevilla).