Archivo de la categoría: LOS INTERNOS CUENTAN

Experiencia personal de un interno que está en la UTE.

Me llamo David, tengo 35 años. Me encuentro en la UTE desde hace 3 años y 6 meses. Vine de un módulo conflictivo y el cambio fue muy drástico, nunca había tenido ninguna terapia que me ayudara a darme cuenta que llevaba una vida llena de mentiras y engaños hacía mí mismo y mi adicción. En un principio lo negaba todo, pero poco a poco y con mucha ayuda, tanto de mis compañeros como del equipo técnico, fui entrando en la dinámica y dándome cuenta de todos mis fallos y a actuar con responsabilidad ante ellos.
Empecé a adquirir esas responsabilidades y me costó mucho adquirirlas, ya que antes no era para nada responsable. Una vez que empecé a responsabilizarme, dejé poco a poco la medicación, cosa que también me costó mucho ya que tenía una medicación bastante alta. Una vez que la dejé, me comencé a alegrar cada día más, eso para mí fue lo más difícil, pero al final lo conseguí.
Empecé a implicarme en la escuela, hasta que me llegó a gustar y he conseguido sacarme el graduado de la ESO.
Me ofrecieron la responsabilidad de representante y la acepté, eso para mí era una prueba de superación para seguir creciendo como persona, a raíz de llevar unas cuantas de esas responsabilidades empecé a trabajar de cabo de limpieza, lo cual también fue un impulso para mi vida. Con el tiempo empecé a valorarme, ya que nunca me había valorado, me pensaba que yo era una persona no válida. Fui madurando hasta llegar a hacer acogidas a otros compañeros con el mismo problema que yo.
A día de hoy he recuperado a mi familia y muchos valores hacia mi persona. Sigo ayudando a todos los compañeros que necesitan de mi ayuda e igualmente sigo trabajando conmigo mismo, ya que la drogadicción es para toda la vida y tenemos que estar siempre alerta.
Actualmente sigo estudiando y lo compagino con el trabajo en el economato.
Así que todos aquellos compañeros que quieran recuperarse de sus adicciones que todos aquellos compañeros que quieran recuperarse de sus adicciones, que tengan asumido que tienen un problema y necesitan ayuda, que sean valientes y lo intenten que con ganas y esfuerzo y motivación se puede.

David Sánchez Gómez

Anuncios

El vuelo de la palabra

ENTRE DOS MUNDOS
En el ecuador de mi existencia,
de nuevo la adversidad llamó a mi puerta,
esa maestra, que nunca deja de aleccionarme,
llamó de nuevo…
Jamás imaginé que me podría pasar,
pasar del mundo llamado libre,
al mundo de las almas cautivas,
aquel que te despoja de todo,
aquel que desnuda tu alma
y piensas que todo termina
y piensas que te quedas sin nada.
Aquellos que tanto te querían, cuando todo iba bien
se esfuman, ni gestos, ni llamadas, ni cartas.
Cuando la adversidad me llama,
sociedad efímera, convencionalismos sociales,
Siempre tuve tiempo para este mundo
y ese mundo no tiene tiempo para mí.
Duele más que te borren de la existencia,
que ser un alma cautiva.
Un alma de otro mundo,
un mundo en el que , sin nada,
hallas de todo,
un mundo que me llena los vacíos del alma,
que me permite creer y ser
como nadie puede imaginar.
Un mundo que despierta mis talentos dormidos,
que me permite conocer lo mejor de mí,
aquello que el otro mundo me impedía,
aquel mundo por el que di todo.
Esa maestra llamada adversidad
me dio el don de conocer los dos mundos,
28
de tener la nada en el todo
de hallar el todo en la nada.
Me abrió los ojos de la verdad,
de ver a quién debo dedicar más tiempo
y con quien perdí el tiempo.
Y doy las gracias por ello,
conozco los dos mundos,
he vivido en el primero
y vivo en el segundo.
El mundo de las almas cautivas,
me ha regalado el sentido de la vida,
el encuentro conmigo mismo,
el conocimiento de mi ser,
la sabiduría y la verdad.
Humanidad que brota tras muros y alambradas,
inocencias cautivas, amistades verdaderas, historias descarnadas,
las que admiran lo que eres, no lo que tienes.
Entre dos mundos me hallo…
bendita experiencia, ya conozco mi camino
y prefiero ser un alma cautiva con la conciencia en libertad,
que estar en libertad con la conciencia cautiva.
Francisco José Guerra Molina. Módulo 3 preventivos

La Hermandad del Manco

La historia del mundo, es la historia de los hombres y a menudo, la historia de los hombres es la historia de todas las batallas perdidas, que los conducen a las victorias finales.

La historia de la humanidad está jalonada de pequeñas derrotas y de ilustres derrotados. Gente que jugaron  a ganar hasta perder la última apuesta y que sólo al final se quedaron con la mano vencedora, contra la baraja marcada de la vida.

Desde el “sólo sé que no sé nada” la mayor declaración de derrota jamás firmada, pasando por “los últimos serán los primeros” de Jesús, hasta la caída de los muros de la prisión de Robben Island, donde forjó su leyenda Nelson Mandela. El mundo y su historia, está plagado de grandes perdedores, como el campo de girasoles del cuadro de Vincent Van Gogh. Tolstoi, Machado, Neruda, El Ché, Martin Luther King, Miguel Hernández, perdedores todos que vencieron al destino.

Y entre todos ellos el más grande. El que será el primero por haber sido el último, el que a pesar de haber hecho universal una lengua, hasta el punto que el español será ya para siempre la lengua de Cervantes, murió solo y en la ruina. Habiendo sufrido en vida el ostracismo del olvido y la presión.

En un mundo que anda falto de quijotes y sobrado de molinos de viento. Donde se discute sin importar si son galgos o podencos. Donde cualquiera vende su alma por conseguir su ínsula Barataria y  las dulcineas esperan en Meetic que alguien se vaya por ellas. Queremos abrir, entre estas cuatro paredes, un espacio de exploración de horizontes, de edificación de puentes, que unan a hombres con hombres, que unan vidas con vidas.

Para honrar la memoria de Miguel de Cervantes, nuestro hermano más ilustre. Preso como nosotros en Sevilla, manco en Lepanto y príncipe de los ingenios en la historia universal. Para trabajar por la cultura como medio transformador de la sociedad, y por el español como vehículo de comunicación y transmisor de conocimientos entre los pueblos. Hoy en vuestra presencia, queda constituida la Hermandad del Manco, a la que todos estáis invitados y de la que todos os podéis sentir parte, desde ya. Si desde vuestra libertad lo queréis.

La Hermandad del Manco

En la cárcel de Sevilla I, a 20 de mayo de 2016.

“La travesía”

Nos pasamos la vida pensando para no pensar, centrados en ideas que nos evaden de nosotros mismos y nos hacen entrar en un sonambulismo crónico.

A veces el tiempo se para, nuestra mente se calla y percibimos una gran belleza en aquello que sólo hacíamos conceptualizar, por un momento dejamos de ver todos nuestros fallos, errores, dejamos así de juzgarnos viendo nuestra valentía, nuestras virtudes y pasídonos en nuestro agitado transitar descubrimos en que momento del trayecto nos encontramos.

Vemos a través del presente hasta dónde hemos llegado, en quienes nos hemos convertido y eso nos despierta un profundo amor, reconocimiento y comprensión hacia quienes somos.

Un vez en este momento, en su quietud armónica decidimos con confianza cual será nuestro próximo destino, hacia donde dirigimos con paso firme para avanzar en nuestra vida.

La vida es ese trayecto, cada cual lleva a su ritmo, algunos se estancan deseando por la tierra ser tragados, otros caminan enérgicamente hacía ningún lugar y también son muchos los que pasean disfrutando del trayecto hasta llegar sin prisas a la gran cima.

Son estos últimos los afortunados que al llegar al final del sendero esperan pacientes con sus abiertos emprenden el vuelo hacía donde el cosmos los quiera llevar sin la necesidad de volver atrás.

Seamos como ellos, vivamos cada minuto sin desear el siguiente y paremos a descansar para poder percibir la belleza que no se puede apreciar en movimiento.

Christian

Buscador vs. Buscador

Hola Buscador!!

Somos buscadores inconstantes de caminos errados hacía nosotros mismo, caminamos y caminamos de frustración en frustración topando con infiernos mientras ansiamos el edén, obviando el camino de la simplicidad por parecer este tan fácil de transitar y si llevase al paraíso, estúpido de ti al no haberlo recorrido antes.

Complicado como cubo de rubia ves el existir buscando explicaciones en el devenir de una mente llena de entresijos, en ella quedas atrapado como una tela de araña buscando resolver el acertijo de vivir y encontrando sólo motivos para sufrir.

Presos de esa red nos encontramos todos, rozándonos con los dedos para no sentirnos solos, jugando con el rocío se presenta una fugaz felicidad y nos anima a continuar, a luchar.

Hacemos de la lucha nuestra forma de vivir, convertimos la existencia en una sucesión de batallas, acumulamos logros y derrotas.

El saco se sigue llenando…

El saco pesa cada vez más…

Mientras nos sentimos cada día un poco más vacios por dentro y con un saco más lleno.

Mostramos nuestra valiosa posesión a los demás e intentamos parecer felices para que crean que gracias a tal abundancia nos sentimos plenos. Así les invitamos a llenar sus bolsas con experiencias, éxitos, cultura, bienes y relaciones.

Ilusos comienzan a recolectar transitando para ello el camino más ostentoso y rechazando el de la simplicidad.

El alma se esconde en un rincón mientras las mente codiciosa ansia más y más, nunca se siente completa, no disfruta, encuentra su momentazo placer y va directamente a por el siguiente.

La voz interior grita y sólo nos llegan susurros de incomodidad, vemos los carteles, no circulamos bien, lo sabemos pero a veces las vallas sin demasiado altas y preferimos un camino asfaltado a uno que descubrir a cada pisada.

Observamos la valla y logramos percibir el olor de las flores del edén pero nos falta valor, somos temerosos, nos falta coraje, lo deseamos, lo rechazamos, lo necesitamos, lo descartamos, aún así sabemos que por mucho que todos recorran este camino nosotros ansiamos el camino de la verdad, de nuestra verdad, un camino por el que andar libremente y que supone una gran aventura.

Emprende la gran aventura de sentirte con la libertad de ser tu mismo, amarte y disfrutar de tu

“PROPIO SENDERO”

Christian